Correr en verano

Correr con calor en exceso puede afectar negativamente a nuestra actividad física. De cualquier manera, podemos evitar que, a la hora de correr en verano, las elevadas temperaturas nos afecten demasiado y rompan con nuestra rutina de entrenamiento.

Hay que tener en cuenta que en verano las pulsaciones son más elevadas debido a que el organismo invierte parte de la energía en termorregular y evitar subidas de temperatura.

A continuación, unos consejos básicos:

chicabebiendo

1. Hidratarse bien antes, durante y después de la carrera

Sea cual sea el periodo del año, los corredores siempre deben hidratarse bien antes de la carrera, durante y después de ella. No obstante, en verano, hay que incidir más en este aspecto. Principalmente, antes de correr, para que el organismo disponga de la suficiente hidratación durante el esfuerzo.

2. Ropa para correr adecuada

Un aspecto esencial, a la hora de correr con altas temperaturas, son las prendas elegidas para correr que empleemos. Deben ofrecernos la máxima transpiración y un secado rápido. Para evitar las molestas rozaduras, que se acentuan con el calor, podemos utilizar los productos que existen en el mercado destinados a evitar este problema.

3. Elegir las horas más frescas

Buscar lugares con sombra para correr y elegir una hora adecuada (por la mañana, temprano, o al anochecer) es básico para evitar las temperaturas extremas del mediodía y de la sobremesa.

5. Protección adecuada

Es aconsejable usar protector solar para la piel, utilizar una gorra y proteger los ojos con unas gafas de sol, en pos de esquivar, lo máximo posible, los intensos rayos solares del verano.

correr-verano

Al final y, como siempre, el sentido común y estar atento a las señales que nos envía nuestro cuerpo sobre como se encuentra, es la mejor opción para evitar sustos innecesarios.